miércoles, 17 de agosto de 2011

AL CÉSAR, ESO MISMO



Intentaba dar por acabado el serial , por lo de serie, de la visita del pastor pero ha sido en vano.
Las noticias se disparan por los aires. Por las ondas magnéticas y hasta por la sopa.
El pastor ya está a punto de conciliar a su nutrido rebaño además de los ayudantes de pastoreo que buena han organizado para poner calma y sentido a esta ininteligible plataforma de famoseo  en que  quedará sumida Madrid por unas cuantas, demasiadas, horas. Luego, ya veremos.
¡A la legión!
A captar vocaciones entre el redil.
¡A confesar en cualquiera de los porátiles diseminados por el Retiro!
Confieso que estoy confundida.
Que estoy agotada de no entender ningún mensaje-excusa que me infiltran como justificante de lo estupendo que le va a venir a mi querida empobrecida España  las divisas que atraerá a nuestras arcas.
Sigo dándole a la duda: ¿No quedamos en que la Iglesia está al lado de los pobres?
¿No quedamos en que más de la mitad del mundo se nos muere literalmente de hambre?
¿Sería mucho pedir a quienes han organizado y secundado el in-vento cedieran todo lo que ha salido de sus bolsillos a la triste Somalia que ya no tiene ni tristeza que mostrar?
Menos mal que esa JMJ no representa más que a quien desee ser representado.
Valedores como ellos, con mensajes tan contradictorios, a mí no me sirven.

3 comentarios:

  1. muy bonito tu relato y es verdad pero como Somalia hay muchas naciones un beso
    Marina

    ResponderEliminar
  2. Mi total solidaridad con tus francas palabras,aunque sean tiros sin diana,porque realmente parece que carece de importancia esa pobreza española de la que todos los de a pie, vamos siendo testigos, y muchísimo menos les importan los somalíes, muertos en vida que incordian su bienestar...
    Y encima proclaman el no uso del preservativo como paliativo contra el sida y la procreación masiva,algunas de ellas por las constantes violaciones...
    No reniego de la gente creyente que hay buena de verdad,conste,pero es tal la irracionalidad de la religión y sus actos,que me da hasta vergüenza ajena.
    Besos.

    ResponderEliminar

Entradas populares